miércoles, abril 09, 2014

Cuando se quiere...se puede

Los emprendedores hacen historia en todos los ámbitos de la vida y lo más importante dejan sus huellas y a veces, hasta es posible ver un antes y un después de que ellos se animaron, sino miren esta historia.



 

lunes, febrero 24, 2014

Una hora y 50 de energía.....

Estimada Comunidad, Les dejo un video sumamente motivador para ver antes de comenzar el año y porqué no volverlo a ver dentro de unos meses..... Que lo disfruten y que les ayuda a pensar.....y a emprender.....

jueves, febrero 20, 2014

Arrancando el 2014 con la tecnología a full.....

Y a nosotros nos parece que siempre todo tiempo pasado fue mejor (o más sencillo)??
Arranquemos el año viendo este video y veamos que siempre son las mismas dudas y temores frente al cambio tecnológico.....

jueves, noviembre 14, 2013

Idea vs. Oportunidad...el gran dilema


La oportunidad de negocio es el corazón del proceso emprendedor y es clave poder diferenciarla de una buena idea. La primera gran habilidad de todo emprendedor es su capacidad de poder identificar rápidamente si la idea tiene potencial de éxito y decidir, en función de esto, cuánto tiempo y esfuerzo va a invertir para sacarla adelante. Por esto, la evaluación que hacen los emprendedores sobre el potencial de una idea de negocios es clave. Ahora bien, qué preguntas debería hacerse el emprendedor o qué análisis debería llevar a cabo para discernir si está frente a una buena idea o si realmente es una oportunidad de negocio.
¿Qué criterios deberían considerarse para analizar el potencial de una idea? A continuación se detallan a modo de ejemplo, algunos criterios claves:
  • Generación de valor agregado.
  • Investigación de mercado/Competencia/Proveedores/Sustitutos.
  • Tamaño del mercado/Acceso a recursos claves (ej: materia prima, contactos, recursos humanos, financiamiento, etc.).
  • Características del producto (ej: Fácil de almacenar, no perecedero).
  • Demanda potencial. (¿Cómo es posible que este proyecto crezca, se multiplique o se expanda más allá de un mero crecimiento vegetativo?).
  • Equipo emprendedor (motivaciones, capacidades, experiencias, contactos, valor agregado de sus integrantes al proyecto, etc.).
  • Inversión requerida/necesidad de financiamiento.
  • Barreras de ingreso y costos de salida. (¿Puede entrar cualquiera en este tipo de negocios?, ¿Qué pasa si las cosas no salen como me imagino?.
  • Potencial exportable. Es una forma de evaluar la perspectiva de crecimiento del negocio que no se limita al mercado interno.
  • Modelo de negocio, es decir, cómo la empresa genera, distribuye y captura valor del mercado.
  • Cómo está funcionando esta misma idea/negocio en otro mercado? (cuánto creció los últimos meses, qué problemas debieron enfrentar, etc.).
 
Los emprendedores deben además, aunque es la parte más difícil, lograr estimar: tiempo estimado de recupero de la inversión, punto de equilibrio, márgenes esperados y rentabilidad. Un error muy común es subestimar la inversión inicial. Los emprendedores tienden a no considerar toda la inversión necesaria para poner en funcionamiento el negocio y sostenerlo hasta que comience a generar los ingresos suficientes. Un buen análisis de los riesgos también es central. Por ejemplo, analizar un posible escenario donde las ventas evolucionen con más lentitud a lo previsto. Es importante no perder de vista que la sola existencia de “demanda potencial” o “ la generación de valor para el cliente” no son causas suficientes para montar un emprendimiento sino que deben darse varios factores.
 
Usualmente los emprendedores realizan un análisis cualitativo y no cuantitativo de la oportunidad, más aún cuando no cuentan con experiencia previa en la puesta en marcha de negocios. Además de esto, muchas veces los factores motivacionales como la fuerte identificación con el equipo emprendedor o con determinado producto o actividad, son más tenidos en cuenta que los análisis de viabilidad económico-financiera. Es muy común que los emprendedores se “enamoren” de la idea antes de realizar un buen análisis.
 
Todos tenemos ideas que nos gustaría realizar y ponerlas en marcha, sin embargo, no todas nuestras ideas pueden transformarse potencialmente en una oportunidad real de negocio. Una gran proporción de las oportunidades de negocios provienen de: intereses personales, hobbies, experiencias previas generadas en la vida laboral, antecedentes y ejemplos familiares, entre otros.
 
Para poder responder a estos interrogantes además de investigar el mercado desde diferentes puntos de vista lo que se observa que cada vez más es importante ponerse en marcha. Es decir encontrar la posibilidad de comenzar con un mínimo modelo a escala, versión simplificada de mi producto o servicio. Algo lo suficientemente sencillo que me permita en el menor tiempo posible y con el menor costo conseguir la mayor cantidad de información de alta calidad referida al proyecto y a mis clientes. La idea es poder aprender lo más velozmente posible del propio mercado evitando a toda costa de producir algo que nadie quiere comprar.
 
Pero, ¿cómo puede un emprendedor darse cuenta de si esta realmente frente a una oportunidad de negocios? ¿Cuándo una Idea es una Oportunidad?:
  1. Cuando puede ser implementada.
  2. Cuando agrega valor para su comprador o usuario final.
  3. Cuando existe una predisposición a pagar por ese producto más que su costo para producirlo.
  4. Cuando se vislumbra una vía/camino/patrón de crecimiento para el proyecto.
  5. Cuando contiene un componente de innovación/novedad relevante respecto a ofertas o negocios similares.
  6. Cuando es posible construir una “barrera competitiva” o aspecto diferenciador permanente del proyecto.
 
También hay preguntas clave que todo emprendedor debe hacerse para poder discernir si su idea constituye o no una oportunidad.
  1. ¿En qué tipo de negocio puede convertirse esta oportunidad en el corto y en el largo plazo?.
  2. ¿Pueden las causas que originaron esta oportunidad durar lo suficiente para que el negocio sea rentable?.
  3. ¿Es significativo el mercado? ¿Quién será mi cliente, puedo identificarlos? ¿Es posible llegar a ellos?.
  4. ¿Por qué van comprar el producto o servicio? ¿Cuál es el “valor agregado” para ellos?.
  5. ¿Quiénes serían los competidores y cómo se espera que reaccionen?.
  6. ¿Qué ventajas y desventajas tengo sobre los productos/servicios de la competencia?.
  7. ¿Conozco o tengo acceso a la tecnología o el “know how” necesario para elaborar el producto o servicio?.
  8. ¿Cuáles son los tres puntos clave/críticos de esta oportunidad?.
  9. ¿Cuál es la situación del sector en el que voy a operar? ¿Ha estado creciendo o decreciendo? ¿Se han fundado o creado negocios recientemente? ¿Cuál es la tendencia que se observa?.
  10. ¿Cuál es la ganancia potencial? ¿Cuál es la pérdida potencial? Por último, no hay que dejar de considerar la viabilidad en términos de que no existan impedimentos legales para poner en marcha el negocio ni impedimentos legales del/los fundador/res.
Una recomendación importante para todos aquellos que quieren emprender: “…es preferible pedir consejos antes que financiamiento…”. Busquen hablar con expertos del sector, referentes de la industria o emprendedores con experiencia que nos ayuden en este camino o que al menos no nos dejen cometer los errores más comunes en el proceso de emprender. En definitiva uno de los activos más valorables por los inversores más allá de la capacidad de implementación de un equipo es cuánto realmente este equipo conoce del mercado al que se dirige......

martes, septiembre 03, 2013

Las neurociencias y los emprendedores


En el libro ÁgilMente Estanislao Bachrach, doctor en Biología Molecular de la UBA y con una maestría en Dirección de Empresas de la Universidad Torcuato Di Tella, nos explica de forma didáctica y entretenida el funcionamiento de nuestro cerebro en la vida diaria de tal forma que ese conocimiento nos permita aprovechar nuestra creatividad al máximo.
Si crees que ya es demasiado tarde para aprender y ser más creativo tengo una buena noticia para darte: estas equivocadísimo. Sin importar la edad que tengas es posible seguir aprendiendo hasta el último día de tu vida. Bachrach nos cuenta y enseña algunos tips para lograrlo.
En primer lugar nos menciona el brainstorming reverso, “en lugar de exigirle al cerebro que genere ideas durante dos horas los martes por la tarde cuando al jefe se le ocurre, hay que aprovechar que la mente funciona las veinticuatro horas de los trescientos sesenta y cinco días del año (…)”. Es decir que, en general, las mejores ideas surgen cuando nos encontramos en un ambiente relajado y no tanto durante el horario de trabajo. Además, nos cuenta sobre la entropía, que es la fuerza que hace que los seres humanos conserven energía para su supervivencia. Justamente para ser creativos debemos romper con esta entropía para largarnos a explorar e innovar, gastando bastante de esa energía. Por lo que ser creativos quizás no nos resulte tan natural ya que es necesario romper con los patrones habituales de pensamiento para serlo. Sin embargo, las consecuencias serán mucho más beneficiosas que el costo de gastar esa energía vital. Los pasos del proceso creativo podrían resumirse de la siguiente manera:
Comenzá planteándote claramente cuál es tu desafío creativo: aquello que querés resolver o que te interesa. Es recomendable pensar en nuevo desafíos continuamente porque esto nos permite ejercitar nuestra creatividad en el día a día.

Luego, generá asociaciones y conexiones entre temas bien diferentes para así mezclar conceptos y lograr que surjan conexiones que nunca antes habíamos pensado. Para esto algunas de las técnicas rápidas que nos sugiere el libro son: la teoría de ‘uno más uno’ en la que los conceptos se piensan como parte un todo del cual nosotros mismos somos parte y no como conceptos separados; y la técnica de ‘Leonardo Da Vinci’ que nos sugiere percibir las cosas de diferentes perspectivas (no menos de tres) para así obtener un conocimiento completo y real.
La tercera etapa es la de la revelación, es decir cuando se consigue la respuesta al problema. Bachrach nos dice que nuestra habilidad para tener este tipo de revelaciones “está íntimamente ligada a la forma que tenemos para relacionarnos.”

Seguí con la etapa de evaluación en la que se decide si esa idea tiene algún valor y vale la pena llevarla a cabo.
Lo último entonces es la elaboración de esa idea en la realidad. Para esto es necesario salir de la zona de confort y animarse a convencer a los demás de que esa idea, que por ser creativa rompe con lo conocido, es una buena idea. Para que entonces así sea aceptada por el resto de la sociedad y pase a tener valor dentro de la misma.

El autor nos deja una reflexión digna de ser tomada en cuenta: “(…) más creatividad en nuestras vidas significa no sólo la capacidad de resolver problemas, destrabar conflictos o lucirse en el trabajo, sino de tener una vida mejor y más disfrutable.”

Les dejo un video de la conferencia de Estanislao


Créditos:Belén Apruzzese

miércoles, agosto 28, 2013

Las 1.0000 bolitas....


Entre más envejezco, más disfruto de las mañanas de sábado. Tal vez es la quieta soledad que viene por ser el primero en levantarse, o quizá el increíble gozo de no tener que ir al trabajo... de todas maneras, las primeras horas de un sábado son en extremo deliciosas.

Hace unas cuantas semanas, me dirigía hacia mi equipo de radioaficionado, con una humeante taza de café en una mano y el periódico en la otra.
Lo que comenzó como una típica mañana de sábado, se convirtió en una de esas lecciones que la vida parece darnos de vez en cuando... déjenme contarles:

Sintonicé mi equipo de radio en banda de 20 metros, para entrar en una red de intercambio de sábado en la mañana....
Después de un rato, me topé con un colega que sonaba un tanto mayor.
Él le estaba diciendo a su interlocutor, algo acerca de "unas mil bolitas", quedé intrigado y me detuve para escuchar con atención:

"Bueno, Tomás, de veras que parece que estás ocupado con tu trabajo. Estoy seguro de que te pagan bien, pero es una lástima que tengas que estar fuera de casa y lejos de tu familia tanto tiempo.
Es difícil imaginar que un hombre joven tenga que trabajar sesenta horas a la semana para sobrevivir. Qué triste que te perdieras la presentación teatral de tu hija".
Continuó: "Déjame decirte algo, Tomás, algo que me ha ayudado a mantener una buena perspectiva sobre mis propias prioridades".

Y entonces fue cuando comenzó a explicar su teoría sobre las "mil bolitas".

"Ves, me senté un día e hice algo de aritmética. La persona promedio vive unos setenta y cinco años, algunos viven más y otros menos, pero en promedio, la gente vive unos setenta y cinco años. E
ntonces, multipliqué 75 años por 52 semanas por año, y obtuve 3,900 que es el número de sábados que la persona promedio habrá de tener en toda su vida.

Mantente conmigo, Tomás, que voy a la parte importante. Me tomó hasta que casi tenía cincuenta y cinco años pensar todo esto en detalle" continuó, y para ése entonces, con mis 55 años, ya había vivido más de dos mil Ochocientos sábados!!!

Me puse a pensar que si llegaba a los setenta y cinco años, sólo me quedarían unos mil sábados más que disfrutar.
Así que fui a una tienda de juguetes y compré cada bolita que tenían. Tuve que visitar tres tiendas para obtener 1.000 bolitas. Las llevé a casa y las puse en una fuente de cristal transparente, junto a mi equipo de radioaficionado. Cada sábado a partir de entonces, he tomado una bolita y la he tirado.

Descubrí que al observar cómo disminuían las bolitas, me enfocaba más sobre las cosas verdaderamente importantes en la vida. No hay nada como ver cómo se te agota tu tiempo en la tierra, para ajustar y adaptar tus prioridades en esta vida. Ahora déjame decirte una última cosa antes que nos desconectemos y lleve a mi bella esposa a desayunar

Esta mañana, saqué la última bolita de la fuente de cristal... y entonces, me di cuenta de que si vivo hasta el próximo sábado entonces me habrá sido dado un poquito más de tiempo de vida... y si hay algo que todos podemos usar es un poco más de tiempo. Me gustó conversar contigo, Tomas, espero que puedas estar más tiempo con tu familia.

Hasta pronto, se despide "el hombre de 75 años ", cambio y fuera, ¡buen día!". Uno pudiera haber oído un alfiler caer en la banda cuando este amigo se desconectó. Creo que nos dio a todos, bastante sobre lo qué pensar.
Yo había planeado trabajar en la antena aquella mañana, y luego iba a reunirme con unos cuantos radioaficionados para preparar la nueva circular del club. En vez de aquello, desperté a mi esposa con un beso, "Vamos querida, te quiero llevar a ti y los chicos a desayunar fuera".
¿Qué pasa?" preguntó sorprendida.
"Oh, nada; es que no hemos pasado un sábado junto con los chicos en mucho tiempo. Por cierto, ¿podríamos parar en la tienda de juguetes mientras estamos fuera? Necesito comprar algunas bolitas"...
  • Nos acostumbramos a vivir en departamentos y a no tener otra vista que no sean las ventanas de alrededor.
  • Y porque no tiene vista, luego nos acostumbramos a no mirar para afuera.
  • Y porque no miramos para afuera luego nos acostumbramos a no abrir del todo las cortinas.
  • Y porque no abrimos del todo las cortinas luego nos acostumbramos a encender más temprano la luz.
  • Y a medida que nos acostumbramos, olvidamos el sol, olvidamos el aire, olvidamos la amplitud.
  • Nos acostumbramos a despertar sobresaltados porque se nos hizo tarde.
  • A tomar café corriendo porque estamos atrasados, a comer un sándwich porque no da tiempo para comer a gusto.
  • A salir del trabajo porque ya es la tarde.
  • A cenar rápido y dormir pesados sin haber vivido el día.
  • Nos acostumbramos a esperar el día entero y oír en el teléfono: "hoy no puedo ir".
  • A sonreír a las personas sin recibir una sonrisa de vuelta.
  • A ser ignorados cuando precisábamos tanto ser vistos.
  • Si el cine está lleno, nos sentamos en la primera fila y torcemos un poco el cuello.
  • Si la playa está contaminada, sólo mojamos los pies y sudamos el resto del cuerpo.
  • Si el trabajo está duro, nos consolamos pensando en el fin de semana.
  • Y si el fin de semana no hay mucho que hacer vamos a dormir temprano y quedamos satisfechos porque siempre tenemos sueño atrasado.
Nos acostumbramos a ahorrar vida. Que, de poco a poco, igual se gasta y que una vez gastada, por estar acostumbrados, nos perdimos de vivir.
Alguien dijo...
"LA MUERTE ESTA TAN SEGURA DE SU VICTORIA, QUE NOS DA TODA UNA VIDA DE VENTAJA"...

PD: Gracias Walter...

viernes, agosto 23, 2013

Cómo ser emprendedor y no morir en el intento....

Muy buenos testimonios y reflexiones de un grupo de emprendedores españoles
¿Cómo fueron sus inicios?, sus temores y vivencias
Para ver y pensar....